EL SEÑOR DE LOS ANILLOS

ESTE ARTÍCULO LO PUBLIQUÉ CUANDO ALARCÓN PRETENDIÓ AUTO PRORROGARSE EN EL PODER BAJO EL AMPARO DE FEBRES CORDERO, QUIEN ERA EL DUEÑO DEL PAÍS.
El Señor de los anillos
José Villamil
La película así titulada muestra un neoquijotismo de exóticas quimeras en escenarios fantásticos, épicos combates contra seres espantosos creados por el poder del mal, donde el joven héroe cae varias veces herido de muerte pero es salvado por pociones mágicas y hechiceros poderosos; las imágenes y trama confunden, pero en medio de semejante caos puede leerse una parábola aplicable a nuestra situación actual.
Hay un todopoderoso señor de las tinieblas que pretende estar sobre el bien y el mal, el cual aspira revivir para volver a adueñarse de aquel extraño y hermoso país; y desde las sombras mantiene confabulados y dominados sutilmente a los ambiciosos caciques mediante la entrega de anillos de poder, con los cuales mantienen dominados a los hombres en sus respectivas pasiones y jurisdicciones. Para su propósito debe recuperar el anillo que domina a todos los demás y que da inmenso poder a quien se lo ponga, pero que a la vez genera todo tipo de ambición y vuelve esclavo del mal a quien lo posea.
Un enviado del reino de la Luz visita al último detentor de tal anillo, quien remolonea entregarlo pese al vencimiento del término; pero luego ya devuelto y ante el peligro de que caiga en manos de los poderosos eternos que lo procuran por todos los caminos, intenta regresarlo al lugar donde fue forjado, un volcán incandescente. Para ello entre los defensores de la libertad se elige a un hombre que no es “grande” ni “enano”, se denomina un “mediano”, pero que tiene principios y por tanto el valor de no caer en la tentación de poseerlo, él evitará que lo arrebaten aún los “bienintencionados” amigos, hasta llevarlo a destino.
En el país siempre hemos tenido un parecido señor de las argollas, que prepotentemente o sutilmente ha otorgado mando y control a jefes de bloque, partidos o provincias, mediante roscas de poder, con las que nos han mantenido misérrimos y temerosos. Desea volver, o maniobrar para que su heredero mantenga el “sistema”.
La pretendida autoprórroga, chispotea la devolución del anillo. Los ambiciosos de poder buscan ser reelegidos para dar al pueblo mayores oscuridad y pobreza. Es hora de que los defensores de la libertad y verdadera democracia encarguemos el anillo del poder constitucional a hombres de clase media, grandes en principios morales, ideas claras, coraje para ejecutarlas, que no se casen con nadie para romper los lazos de la corrupción; que no se achiquen o enanicen ante las presiones e intereses y cumplan la misión de devolver al pueblo la joya del poder soberano, del cual es su creador y dueño.
Los poderosos que ya tuvieron en sus manos el anillo y nos llevaron a donde estamos, no tienen derecho.
Los enanos que no aprenden que la unidad engrandece, tampoco tienen, ni izquierdo.
El Evangelio del domingo manda lavarse los ojos para ver. ¡Ya es hora!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s