Destacado

LOS SUEÑOS y el DESPERTAR de CONCIENCIA

 

Hace casi cuarenta años, empecé a interesarme en el yoga y la meditación, en una lectura aprendí que en la India y en el Tíbet había monjes budistas que practicaban el yoga Nidra, que consiste en estar conscientes durante el sueño profundo y así lograr limpiar la mente de todas las ataduras o limitaciones que impiden un mejor y más rápido desarrollo espiritual.

Mientras navegaba en el Internet investigando los varios métodos de meditación, encontré que en Estados Unidos, Brasil y Europa principalmente, había centros de investigación del sueño, donde mediante los llamados sueños lúcidos procuran lograr estadios de superación mental, espiritual y parasicológico espectaculares. Son además estos sueños lúcidos una preparación hacia los niveles superiores de conciencia donde se puede lograr salir del cuerpo a voluntad (OBE en inglés: Out of body experiences) y explorar regiones de otros planos de existencia u otras dimensiones y realidades que la ciencia apenas está avizorando a través de la física cuántica.

Además, hay estudios realizados en muchos hospitales del mundo donde se ha puesto interés en las llamadas experiencias cercanas a la muerte, dado que muchos pacientes que murieron clínicamente pero luego de procedimientos de resucitación asistida con electro shock y otros medios médicos volvieron a la vida; y cuyas historias clínicas repiten documentadamente muy similares características de lo que recuerdan los pacientes en esos momentos que estuvieron clínicamente muertos.

Curiosamente esos episodios de ver un túnel y una luz al final, luego el encuentro con personas ya fallecidas y finalmente un encuentro con Dios, o Jesús o Buda, o de acuerdo a sus creencias con un ser de luz, con el cual analizan lo que fue la vida en la tierra y luego regresan muy a su pesar a lo que llamamos vida, pues en el lugar en que estaban había mucha luz acariciante y una infinita paz que reflejan la vida eterna.

La doctora Elisabeth Kubler-Ross en su libro “La muerte al amanecer” establece con suma claridad su trabajo científico apoyado en una larga observación a personas en estado terminal, de toda raza, edad y condición durante muchos años; y basada en su propia experiencia inducida mediante procedimientos especiales con la técnica del doctor Monroe logró salir del cuerpo y experimentar un despertar de conciencia o una conexión con la súper conciencia que en esta altura de los tiempos de angustia, terror y caos que vivimos, puede ser una maravillosa forma de redimirnos como individuos y salvar al planeta.

Hace muchos años, yo pasaba por un momento de crisis existencial, alguien me presentó un amigo casual, el cual me invitó a visitar su casa y allí me dijo que solía salir al plano astral para ayudar a otros en sus problemas o aspiraciones; me quedó la curiosidad, pero sólo eso. No intenté nada hasta hace unos pocos años. Los procesos de meditación habían logrado ir sensibilizando mi comportamiento y girando mi atención hacia aspectos menos materiales.

Ya he narrado en otros relatos que estando en Gualaquiza a donde me destinaron como castigo por mis varias observaciones o reclamos al mando militar, una noche después de unas horas de dormir profundamente, soñaba que corría por un sendero en la selva, de repente al dar una curva muy rápido perdí el control yendo a estrellarme contra la base de un gran árbol de color plomizo verdoso pero que al chocarlo en lugar de golpearme me hundí en su interior que me acogió como una esponja. Me dije en el sueño que es esto y alcé los ojos para tratar de captar lo que era, vi que el árbol era altísimo, interminable; no podía ver ramas sólo el tronco infinito, de pronto empecé a sentir una vibración que comenzó en los pies y que se desplazó con cierta rapidez a lo largo de todo el cuerpo hasta alcanzar la cabeza, fue tenue al inicio, pero aumentó gradualmente hasta hacerse muy violenta y sacudía todo mi cuerpo. Me dije estoy muriendo, oía mi corazón galopar debocado, no podía moverme, intenté gritar y no podía. Luego de un rato pasó el tremor y las vibraciones fueron cada vez menos fuertes hasta desvanecerse, pero de inmediato empecé a sentir un gozo inenarrable un calor maternal y una sensación de amoroso abrazo. Volví a pensar estoy muriendo e intenté varias veces levantarme o por lo menos despertar. Al fin logré abrir los ojos, pero al estar despierto seguí sintiendo ese éxtasis inexpresable en palabras. Me puse de rodillas con un llanto y risa involuntarios e incontenibles dando gracias por la experiencia que estaba viviendo mientras seguía el espasmo emocional que parecía no tendría fin… Luego de varios minutos, quizás una hora me había quedado dormido.

 

 

No pretendo ni de lejos tratar de interpretar o intentar deducir eventos o efectos que pudieran relacionarse con los sueños. Hay muchas personas que se dedican a ello, pero no he consultado jamás sobre este tema, sólo quisiera decir que hay literatura que de a poco va abriendo camino en la investigación científica sobre qué son los sueños, su significado, porqué soñamos y acaso para qué. Casi todas las escrituras sagradas hablan de los caudillos y profetas que recibieron en sueños o meditación profunda las instrucciones para comunicar a los pueblos los mandatos de Dios. Moisés y los Diez Mandamientos, Mahoma y su reglamento llamado El Corán. Buda luego de su meditación de cuarenta y nueve días seguidos despertó y comunicó a sus seguidores el Darma. En la edad media son muy conocidos los fenómenos paranormales de san José de Cupertino, la santa Teresa de Jesús y del sacerdote San Juan de la Cruz, quienes en estado de éxtasis levitaban en medio de los presentes y volaban hasta topar el tumbado o hasta el pie del altar de la iglesia…

Grandes sabios, científicos y artistas encontraron en la ensoñación o meditación o en los sueños, las inspiraciones para sus teorías, inventos u obras. Dicen que Einstein tuvo una visión de un tren acelerando en el espacio y entendió su teoría de la relatividad, el visionario Tesla podía ver en su mente hasta el último detalle y tamaño de los componentes de sus máquinas. Beethoven y Mozart escuchaban en su interior las magnas sonatas o piezas musicales y luego las escribían para legarlas y que hasta hoy perduran para nuestro deleite.  []

Dejé de preocuparme de este tema por un tiempo y al revisar los archivos en la computadora para darle mayor eficiencia a su funcionamiento me topé con un relato de hace unos años y que lo había olvidado pero que ahora viene al cuento. Lo transcribo a seguir:

LA BÚQUEDA INTERMINABLE

Vivo en medio de un cajón de montañas verdes tapizadas con sembríos de cereales y pastizales que le dan la apariencia de telas escocesas multicolores arrugadas, bordadas con hileras de árboles y manchadas con dispersos pequeños bosques de eucaliptos oscuros. Los bordes de la trama se doblan cayendo por las vertientes en cuyos fondos se ven aguas cantarinas que bajan bailando alegres al ritmo de las piedras acomodadas cual marimbas sucesivas desde las altas cumbres, cuyas nieves se confunden entre las nubes de las tardes, pero que en las mañanas sonríen luminosas por ser las primeras en recibir el saludo del nuevo sol a la ciudad de Quito, población que se extiende en escalada  incansable hacia las cumbres con sus casas coloridas de techos rojos que avisan hasta qué altura se atreve la gente necesitada para establecer su morada.

Aquí, en el altiplano, despierta cada día la ilusión de los habitantes que se levantan para un día más de labores.

Miro desde la azotea del edificio en que vivo, mientras camino y hago el ejercicio mañanero, como se incrementa por minutos el tráfico que sale de la urbanización hasta hacerse un río bullicioso y tumultuoso de carros en su enloquecida búsqueda del desfogue vehicular. Presionan los pitos al semáforo que parece eterno al cambiar de luces de roja a verde y casi instantáneo al volver al rojo. Se pueden adivinar los pensamientos de los apurados conductores y demás ocupantes de los autos mientras nerviosos terminan sus arreglos y afeites personales, el maquillaje ellas, la corbata ellos, el peinado todos; y hasta hay muchos que toman el desayuno en medio de improperios al quemarse con la negra bebida ante el movimiento intempestivo de la columna.

Me pregunto mientras meto un chorro de aire en los pulmones, porqué tanto afán y apuro, si al fin llegarán a sus rutinas y luego volverán cansados, tensos, con parecida y hasta con mayor premura al caer la tarde, ansiando sus hogares, sus seres queridos, la televisión, las noticias, las novelas y el descanso nocturno. Yo ya estoy jubilado y me parece tan lejos el haber sido parte de esa trifulca que casi he olvidado los sueños, las esperanzas, los miedos, los pretextos, los amigos, los rivales, los ascensos, las responsabilidades, las reuniones, las fiestas, las ceremonias, los aumentos de sueldos, los viáticos, viajes, auto con chofer y seguridad a la puerta. Mientras camino y acelero el paso, pienso y por más que intento afirmar mi atención en el ejercicio en que me encuentro, más vuelven con fuerza los recuerdos. Lo que se hizo, lo que pudo haberse hecho, lo que dejó de hacerse, lo que no debí haber hecho y lo que quedó en sueños. Y por qué no, promesas de intentar de nuevo, de buscar un empleo, de salir del encierro, de sentirme útil otra vez. Promesas al viento, sólo algunas ideas quedan flotando delante y tras de mi traje calentador de invierno. Desisto, me rindo al cansancio, me detengo, luego me acuesto en el suelo. Dejo correr los ojos buscando entre las figuras de las nubes y en el propio azul del cielo, no hay nada especial que no sean las tenues nieblas que en rebaños van pasando, Nada pasa en este país que no sea la línea equinoccial, me asalta al pensamiento, con penosa ironía, pero insisto en observar y me canso la vista sin que asome lo que yo desde siempre busco, espero y casi desespero. Pido una respuesta que venga de lo alto, una sola palabra, un gesto, una sombra, un murmullo somero, un algo, una luz, un ovni acaso, quizás escuchar que alguien me cante la nana y me deje allí rendido, talvez muerto… Hartado de mirar y esperar siento que me duermo.

Sueño creo o estoy a medias despierto. Mi madre se acerca y me dice quedo, calma querido, he aquí que he vuelto, te acompañaré un rato y luego te dejo. Su sombra familiar me dice por entero que es un sueño de verdad, pero tan verdadero que siento su mano pasar cariñosamente por mi pelo. Sus ojos claros y su tez morena reflejan esa paz que tanto anhelo. Su sonrisa alegre es casi un decir: hijo, te quiero. Intento abrazarla, pero no me muevo, me pesa tanto el cuerpo, estoy yerto. Estoy meditando profundo me digo o es un sueño vívido como he leído en los sitios del Internet de espiritualidad y asuntos paranormales de que está lleno. Me dejo ir entonces y me digo que sea lo que sea, pase lo que pase y llegue a donde llegue, añado, que se haga tu voluntad Oh Eterno. Todo ello me oigo decir y me interno cada vez más profundo en la oscuridad del túnel azul añil que aparece dentro de mi propio yo, pero que a la vez me envuelve entero. Dejo de oír el ruido externo, apenas escucho un zumbido que en el oído derecho aparece tenue y va creciendo, similar al ruido del viento en los árboles, pero más susurrante y lento, luego se escuchan trinos de pájaros y qué extraño, hasta hay remotos tonos de aguas cayendo en cascadas en un arroyuelo. Mi atención se afina y de repente se escucha un lejano trueno que se acerca a momentos, mientras brilla en mi mente un fulgor que a intervalos desparece para volverse cada vez más intenso. Se mezclan los colores del arco iris en manchas difusas, rayos, formas armoniosas, pero sin concierto, espirales deformadas como la lluvia por los vientos, estrellas fugaces que estallan justo al instante que parece chocarán en mi rostro, ondas entrecruzadas que hacen boom en silencio. Me he quedado sin habla, sin poder articular siquiera el pensamiento. Todo es espacio lleno y vacío a un tiempo. Vibro yo en todo mi cuerpo, el ruido en los oídos ha pasado de ser un terremoto y trueno a un dulce cántico de las estrellas en concierto. Quedo embelesado y mil veces muerto. No hay salida, no hay inicio, no hay espacio, no hay tiempo. No hay preguntas, pero allí están todas las respuestas. Me da espasmo al sólo contacto con el universo, grito y retumba mi voz en el silencioso espacio infinito: ¡Soy eso! No veo, no siento, sólo sé que lo soy. Soy parte del proceso, de qué no lo sé, pero estoy cierto. Curiosa polivalencia infinita de saber y no saber lo que es, lo que ha sido y será. Desde la cúspide de la cima y a la vez desde el fondo de la sima se ve y se comprende todo, pero más, se es uno con El y su gran sueño. Sueña Él y sueño yo, los dos somos y hacemos un mismo sueño. ¡La vida es eso!

Ha pasado un minuto o dos, creo, de pronto me agito, me revuelvo, quiero gritar, quiero despertar y despierto. Me froto los ojos con fuerza queriendo lanzar lejos el sueño en que había caído. La luz es demasiado fuerte y me obliga a tener los ojos entreabiertos, ya me acostumbro a la claridad de la mañana que a pesar de estar en la mitad del mundo es aún fresca. Miro a mi alrededor el barrio está allí, los pequeños bosques también, me digo he vuelto, pero no todo es igual hay algo incierto. Hay más luz, el mundo es más verde, el cielo más azul y etéreo, hay calma en el aire, la poca brisa casi no la siento, sin embargo algo me dice que es una caricia que siempre hubo pero que en la locura de vivir, como mis vecinos que buscan riqueza, poder y felicidad, al igual que yo busqué y lo alcancé en buena medida a mi tiempo, pero que no había sido eso lo que buscaba siempre; sabía que me faltaba algo, lo intuía y por eso lo procuré encontrar en varias iglesias religiones, sectas, prácticas, lecturas sagradas, etc.; habiéndome transformado en un buscador casi perpetuo.

Ahora lo sé, acaso existan muchos otros más que lo hayan descubierto.

Ahora sé que hay algo que está esperando a ser encontrado por todos y que todos pueden hacerlo, sólo que la búsqueda es muy difícil si se empeña uno en hacerlo en el mundo, fuera de sí mismo…

He terminado mi búsqueda, tengo el corazón contento. Hay más luz en mis ojos, veo con admiración y amor las plantas, las flores, todo lo que miro alrededor y lo que encuentro al paso, incluso el suelo, los volcanes nevados que se ven desde este mirador se ven más cerca, más grandes y eternos; la gente sonríe, mi esposa está cantando mientras trabaja adentro. Voy de regreso al interior de mi departamento, pero esta vez llevo algo muy profundo en el fondo del alma, voy por primera vez totalmente despierto. He entendido el propósito de todo el universo, he visto a Dios, ya no es un secreto a voces que es posible verlo. En esta vida estamos para realizar a Dios, más pronto o más tarde o en el momento decisivo del paso a un nuevo reencuentro, todos lo haremos y más vale que nos preparemos para ello.

NOTAS:

“La más bella y profunda emoción que nos es dado sentir es la sensación de lo místico. Ella es la que genera toda verdadera ciencia. El hombre que desconoce esa emoción, que es incapaz de maravillarse y sentir el encanto y el asombro, está prácticamente muerto. Saber que aquello que para nosotros es impenetrable realmente existe, que se manifiesta como la más alta sabiduría y la más radiante belleza, sobre la cual nuestras embotadas facultades solo pueden comprender en sus formas más primitivas. Ese conocimiento, esa sensación, es la verdadera religión”. Dicho por A. Einstein

“Durante años, la idea de que cada uno de nosotros es solamente una parte del todo ha sido proclamada en las consumadamente sabias enseñanzas de la religión, probablemente no solo como significado de asegurar paz y armonía entre los hombres, sino como una verdad hondamente fundada. El budista expresa esto de una manera, el cristiano de otra, pero ambos dicen los mismo: Todos somos uno”.  Dicho por Nikola Tesla

Anuncios

NUESTRO DICHO DE SI PASA PASA

NUESTRO DICHO DE SI PASA, PASA

01 abr 2003

Desde el maestro que dicta clases improvisando irresponsablemente y alumnos que copian con desparpajo del “rincón del vago” o copian a los compañeros por encima del hombro o de la famosas pollas; pasando por  quienes mandan a otros a que “les den dando” los exámenes en las universidades sobrepobladas; y recientemente vimos cómo hasta una familia se graduó de master con una misma tesis colectiva; llegamos a los profesionales y artesanos incumplidos que cobran lo que no han hecho o han hecho mal o no han  reparado lo pedido; tenderos y transportistas que no dan el peso ni el vuelto completo; la mala práctica médica, alimentos, medicinas y terapias alternativas sin registro sanitario; militares y policías cuyos desafueros como los picnics quedan sin sanción; vemos contrabandistas y negociantes que no declaran impuestos; y hasta políticos demagogos improvisados pero audaces que amarran equipos mafiosos para, en vez de dar ejemplo de valores, llevarse los valores en contante y sonante del Estado en un estado de corrupción generado por leyes elaboradas ex profeso.

Gobiernos con sus respectivas argollas con las que, soterrada o abiertamente, copan los cargos claves, muchas veces cual ratones cuidando el queso. Casi todos han sido afines, cómplices o sumisos a las mafias políticas o seudo empresariales y sindicales que han saqueado al país. Por ello la debacle de la banca y la crisis fiscal que tuvimos que pagar con impuestos y ajustes. Los balances y auditorias camuflaron resultados, mostrando bonanza aparente hasta que no fue posible encubrir más por lo grosero de la situación. Se creó la AGD para tapar y demorar las acciones hasta licuar deudas y luego desaparecer los comprobantes de los deudores. Y para rematar luego tuvimos diez años de revolución para dejar atrás la larga noche neo liberal, allí nos escondieron la verdad en las cloacas de la corrupción más rampante y descarada a título de la revolución ciudadana de la que hoy estamos vislumbrando una salida.

Se hizo común antes y durante el correismo el contratar a dedo, fingiendo estados de emergencia, los revolucionarios hasta se atrevieron a suprimir el control previo y concurrente y pusieron a sus mejores y más cercanos colaboradores en funciones de fiscalización y control, establecieron un aparato de propaganda y construyeron una “leyenda”, pretendiendo vendérnosla para quedarse tres cientos años en el poder. Llamaron licitaciones descalificando a los mejores oferentes y permitieron concursar a compañías fantasmas de los amigos del partido que resultaron ganadoras. Concursos de precios sin convocatoria o con bases previamente conocidas por los mismos amigos del partido. Compras directas parciales para eludir las normas de contratación. Comisiones, sobreprecios y subfacturaciones en forma desmedida. Compras de armamento, vehículos y radares sin la calidad requerida y mandos obsecuentes que defendieron esas adquisiciones por mantenerse en sus puestos. Contratación dudosa de seguros con una empresa de seguros del Estado. Pago de viáticos para pasear por el mundo, hasta fuera del lugar de la comisión. Todo habla de falta de liderazgo y baja moral. Vivimos un Estado en estado de desvergüenza, de falta de responsabilidad, del “si pasa, pasa”

Creí y apoyé a cada Gobierno porque supuse que sería diferente pero cada vez tuve que pasar a la oposición desde mi columna en el periódico. Hoy estamos bajo un gobierno que ha tomado distancia del anterior, “el mayor corruptor y corrupto de la historia”, pero los empleos dados a parientes y amigos delos funcionarios del más alto nivel y de otros funcionarios para cargos públicos y de representación en el extranjero, sin la capacidad y ética exigida por la dignidad y responsabilidad administrativa de un país nos afrenta. Da pena y vergüenza la mediocridad de algunos funcionarios nombrados, la señora Espinosa convertida en comunista defensora de las sangrientas dictaduras y de la corrupción socialista del siglo XXI. El nuevo asesor de la Presidencia, que el periodista Villavicencio advierte de sus vínculos con los grandes negociantes beneficiarios de la corrupción petrolera, la ministra de justicia, la vicepresidenta Vicuña, etc.

También es obligatorio reconocer la apertura al dialogo del presidente Moreno y el nombramiento acertado de su frente económico, las medidas para reactivar el aparato productivo van en el camino correcto; pero requiere de controles y medidas que impidan el abuso y la corrupción en la ejecución de los proyectos.

Quiero creer que esta vez no dejaremos que pase lo que ya tantas veces nos pasó, debemos cambiar nuestra actitud y exigir rectitud y oportunidad en el cumplimiento de nuestras obligaciones y las de todos, en especial por parte de quien debe dar el ejemplo y que es el Gobierno Nacional.

¿RE ACTIVACIÓN ECONÓMICA?

Ya en el año 2001 hubo una ley de reactivación. entonces advertimos:
¿RE ACTIVACIÓN O ACTIVACIÓN?
José Villamil
Algunos institutos de investigaciones económicas nacionales y extranjeros coinciden en señalar que el Ecuador presenta signos positivos de crecimiento, en Wall Street se atreven a plantear que podríamos muy bien ser “la gran sorpresa” en el 2001; es que pasar de un Producto Interno Bruto negativo de menos 7 % a uno positivo estimado de 3.5 %, es un salto espectacular de más de diez puntos.
Se ha podido renegociar buena parte de la deuda externa, existe mayor estabilidad política, hay confianza empresarial y se muestra un actual índice de crecimiento industrial y comercial de más de 4 %.
Claro que todo se debe al actual precio del petróleo y a las expectativas de su mayor producción futura.
Sin embargo, hay datos y analistas que indican que persiste un gran obstáculo al crecimiento y que es la inflación, fruto de la falta de producción, agravada por la cola de la super devaluación provocada al establecer la dolarización a un tipo de cambio tan alto, además por la especulación desatada a título de internacionalizar los precios y finalmente por las altas tasas de interés.
También es un impedimento el bajo salario de los trabajadores que no pueden adquirir ni siquiera la canasta básica (se pretende cambiarla por conveniencias políticas), y además por el desempleo y subempleo de grandes masas poblacionales que no consumen.
Súmese a lo anterior la falta de un plan integral de desarrollo y seguridad que fije metas de este Gobierno, y que señale proyecciones al mediano y largo plazos.
El Conam, que es el organismo planificador para modernizar al país, apenas ha presentado “leyes troles” con fallas sospechosas, que debieron ser reparados sobre la marcha para que no descarrilen y que ahora que están reformados adecuadamente por el Congreso, pese a la oposición de oscuros intereses, hay el peligro de que sea vetado por el Ejecutivo, lo cual sería una aberración que lo pondría en evidencia. El proyecto como ha sido modificado obedece a los intereses de la nación, esperamos que el Presidente lo lea y comprenda, ordene su publicación y aliente su ejecución.
Su propuesta de autonomías, aplaudida por unos y controvertida por los más, plantea la atomización nacional en “republiquitas”, como bien lo señala el Prefecto de Pichincha.
Es necesario que el tal Conam diseñe y nos convoque a compartir un nuevo modelo de país, con altas y prolongadas miras, que haga realidad los valores de integración, solidaridad, reconocimiento y valoración de las diversidades, aprovechamiento de los recursos de las diversas regiones y pisos climáticos, concierte las capacidades de los grupos humanos en cada área, establezca un régimen cooperativo, redacte leyes que consoliden la unidad, y que generen libertad de oportunidades. Proponga un Estado mínimo pero fuerte, ético, de excelencia en el servicio y controlador celoso y justo.
Se pretende “reactivar el aparato productivo”, mediante condonación de deudas, ampliación de plazos, no pago de impuestos, entrega por poco o nada de playas y privatización de empresas estatales; en lugar de abrirlo a una mayor participación popular, conforme el título de la ultima “trole”.
Ya los actuales oligarcas tuvieron largos años de mangoneo político y económico que les propulsaron a una escala social de castas privilegiadas, con clubes exclusivos y bienes más que los necesarios, para garantizar su buena vida y la de sus descendientes.
Es hora de la “activación de un nuevo y verdadero aparato productivo”, que garantice la vida decente de las buenas gentes de hoy y preserve el trabajo y producción de las futuras generaciones, evitando la “colombianización” de nuestra sociedad.
Para ello es necesario que la clase media que es la gran mayoría tome conciencia de su responsabilidad histórica y se organice políticamente para ejercer deberes y derechos.
Debemos obligar al Gobierno a que obedezca el mandato popular, que gobierne para las grandes mayorías, moralice la administración, genere proyectos de infraestructura que favorezcan la producción y empleo.
Los recursos deben orientarse a empresas cooperativas productivas, a educar y capacitar a sus miembros, para mediante la “calidad total” ser sustentablemente competitivos.
A más de la prisión a los corruptos, insistimos en la expropiación inmediata de sus bienes, ello permitirá reactivar nuestra confianza y productividad.

¿QUO VADIS?

¿QUO VADIS? 10.feb.99 Pese a que tenemos muchos “master” en ciencias políticas sociales y económicas, incluso graduados en Harvard como Mahuad y en Bélgica como Correa, la conducción política del Estado fue y es cada vez igual o peor, no sabemos a dónde vamos a terminar ¿o sí? Ello se debe fundamentalmente a que existe un andamiaje corrupto estructurado desde la Colonia, que sostiene al sistema establecido, haciéndolo intocable, pese al esfuerzo de individuos y grupos que critican y proponen ideas; hasta ha habido “revoluciones” con afán de cambio y de modernización, para ordenarnos como nación; pero fue para peor, ahora estamos saliendo de la revolución robolucionaria más espantosa de la historia. Pero los detentores del poder real, con sus dineros e influencias, hacen fracasar todo intento, incluso amañando asambleas, constituyentes y hasta dictaduras. La actual situación es resultado de esa posición irreductible de los poderes fácticos, para mantener “ventajas comparativas” dicen, pero hasta hoy las ventajas han sido sólo frente a los pobres. Alicortos y de bajo vuelo no se atreven a los amplios horizontes, no abren sus empresas, manteniendo un egoísta esquema muy privado, familiar, que impide la tecnología, la inversión y la escala; no pudiendo competir internacionalmente nos mantienen pobres para vendernos la calidad que producen y nuestro sueldo permite. No ven un crecimiento homogéneo, horizontal, para crear nuevas fuentes de empleo y con ello nuevos y más clientes consumidores. Muchos ricos “aseguran” sus capitales y logran más utilidades mediante la especulación financiera desde la época de los repos y altos intereses de la banca antes de la dolarización que con el rendimiento de sus empresas. El capital así ganado lo invirtieron e invierten en el extranjero y lo gastan en playas y “shoping centers” norteamericanos o europeos. No todos, lo reconozco. Pese a conocer el estado de la crisis, se oponen a pagar impuestos y tasas aduaneras; quieren una reducción del tamaño del Estado, creyendo que los recortes servirán para financiar sus actividades con créditos ganga, con facilidades para crecer sin órganos de control, con mayor cantidad de mano de obra barata por los burócratas despedidos, sin maestros dignificados que liberen las masas con educación, sin militares que “estorben” contrarrestando desafueros ni sean árbitros o garantes de la voluntad popular ante los desmanes políticos y de corrupción, sin salud para el pueblo ni seguridad social solidaria, sin reformas del agro. Prefieren no ver a los indigentes y marginados, que crecen geométricamente las lacras sociales, piensan y hasta en privado dicen: “deberían desaparecer los marginales para hacer de nuestras ciudades copias de Miami”. En algunos términos estamos de acuerdo, pero hacer desaparecer los pobres es casi imposible empresa y como dijera Jesús, ellos estarán siempre entre ustedes; lo cual implica una razonable medida para intentar el justo medio, ampliar la clase media y reducir la extrema pobreza La modernización se impone, empezando por un cambio de mentalidad. Debemos señalarnos un futuro de prosperidad en términos de veinte y cinco años, pero para lograrlo necesitamos un país pujante, motivado, con un liderazgo efectivo que sepa decir no al pasado y si a la justicia, a la verdad y transparencia. La Patria la conformamos todos, debemos refundarla con nuevas estructuras, leyes, procesos y sistemas, que nos hagan sentir y querer ser patriotas. Hay que persuadir a los ricos, sea por la razón o por disuasión, para que hagan país. Algunos ya lo están demostrando y cumplen con esa conciencia ciudadana y por propia conveniencia. La paz social es imperiosa, pero se logra con equidad, paz y equidad configuran un círculo virtuoso que promueve el verdadero desarrollo. El Gobierno debe recuperar los dineros de la corrupción, de las deudas al Estado y al IESS. Impedir elusiones y evasiones, ejecutar con transparencia las privatizaciones; la ley de emergencia económica es una buena medida, pero aún falta renegociar la deuda o canjearla en condiciones menos caras, además se deben hacer nuevos esfuerzos para canjearla por medio ambiente al menos una parte de ella. Hacer país no es sólo un lema, es el trabajo diario de pensadores, maestros, estudiantes, trabajadores de todas las profesiones y sectores. En nuestras mentes y manos está el futuro, nada ni nadie puede ni debe detenernos.

QUITO LUZ DE AMÉRICA

ESTE ARTÍCULO EN CERCANÍA DEL 10 DE AGOSTO LO PRESENTO A LOS AMABLES LECTORES PARA SU MEDITACIÓN.
¡VIVA QUITO LUZ DE AMÉRICA!
Después del relámpago emancipador que iluminó la América entera, en agosto de 1809, nuestra querida ciudad Capital se constituyó en paradigma libertario que fue imitado por los demás pueblos del Continente. A partir de allí, muchos episodios de nuestra historia han acumulado progresivamente una bruma que se ha transformado en tinieblas, que oscurecen la vida nacional actual con nuevas injusticias y tiranías: la pobreza y subdesarrollo, el desgobierno, la corrupción y sumadas a ellas, la desvergüenza y prepotencia de los poderosos de siempre y de nuevos audaces. Es el momento de una nueva y verdadera revolución. Quito deberá inflamar su luz rebelde e iluminar el camino hacia el progreso nacional. Debemos acordar y darnos un nuevo sistema, benéfico para todos. Es cierto que estamos de nuevo en democracia y que tenemos que aceptar las decisiones de las mayorías, pero aparte de que nuestra democracia es por demás imperfecta, falsa democracia la hemos calificado desde hace décadas, las aspiraciones populares de la gran mayoría de ecuatorianos, son postergadas por la maquinaria politiquera, por la demagogia de los gobiernos, por los atracos de los funcionarios inmorales y por la falta de jueces y magistrados que dejan pasar los delitos contra la fe pública y el bien común. ¿Dónde están los presos por peculados, comisiones, sobreprecios, estafas, contrabando y evasión de impuestos? ¿Dónde los que se llevan el dinero en costales? Dónde los que organizaron la mafia y desvalijaron en masa los bienes nacionales y se atreven a decirnos no hay pruebas. ¿Cuándo van a ser sancionados los que sin ningún rubor han usado y abusado del poder para atender a sus parientes y allegados con puestos o privilegios que afrentan al decoro, o negocian sus tesis políticas o ambiciones que casi son lo mismo, a cambio de prebendas o posiciones de poder, o con maletines para oscuros propósitos? Cuando se averiguan los hechos de subversión y amenaza de guerra civil que desde la época de los picnics se atrevieron a organizar utilizando soldados que algún comandante traidor a la patria aceptó ser cómplice. ¡Cómo, sino mediante el ponerse de pie, se va a poder parar las sarcásticas posturas de quienes se creen con derecho a seguirnos amenazando y otros engañando! Quienes vivimos en esta tierra tenemos la obligación de hacer prevalecer los valores de la nación quiteña rebelde de Atahualpa, de la tradición hidalga de los revolucionarios de las Alcabalas y estancos, del precursor Espejo, de los próceres del 10 de agosto que pasarían a ser mártires al año siguiente en el 2 de agosto de 1810. Debemos estar dispuestos a dar el alto definitivo a la politiquería, al abuso, a la corrupción y a la componenda. Es tiempo de la revolución ética, del cambio definitivo de la sociedad. Hagamos un “mea culpa” colectivo, asumamos con firmeza la tarea de recuperar la confianza o la fe en nosotros mismos, exijamos a los gobernantes y cambiemos nuestro destino. La Asamblea deberá encarnar estas aspiraciones y obrar en consecuencia o debe ser revocado su mandato. No hay alternativa mejor que la de la paz y armonía para alcanzar el desarrollo, pero esa paz y armonía sólo serán posibles si se actúa con un espíritu de justicia y de servicio al interés colectivo. Aprovechemos y apoyemos al Consejo de Participación y Control Social Interino para que se depure la administración pública y se hagan realidad las aspiraciones nacionales. Ya se ha liberado en parte a la justicia, “la señora de la venda en los ojos” deberá por fin liberarse y destapárselos, para saber juzgar y sancionar ejemplarizadoramente, a fin de rescatar la moral y la fe públicas, lo cual no puede ser hecho sin ver bien los hechos y los culpables. Pero hay todavía que limpiar de elementos enquistados y que fueron parte del sistema de corrupción y que permitieron la persecución dolosa del anterior gobierno dictatorial. Faltan de irse los causantes del fraude electoral, todos los ministros que fueron cómplices de la dictadura y los asesores que no dan confianza en la ciudadanía. La acción de los ministros del frente económico es alentadora, hay noticias positivas, son la garantía y plataforma que sostiene y da credibilidad al gobierno, ello obliga a dar un voto de confianza sin que por ello no tengamos que advertir que el exceso de privilegios sin normas que regulen y sin contrapartidas a favor de las mayorías no es verdadero logro, por lo que llamamos la atención al gobierno para que arbitre las medidas en común acuerdo de todos los involucrados…

VIVA QUITO, LUZ DE AMÉRICA

ESTE ARTÍCULO LO HE ACTUALIZADO Y EN CERCANÍA DEL 10 DE AGOSTO LO PRESENTO A LOS AMABLES LECTORES PARA SU MEDITACIÓN.

¡VIVA QUITO LUZ DE AMÉRICA!

Después del relámpago emancipador que ilumino la América entera, en agosto de 1809, nuestra querida ciudad Capital se constituyó en paradigma libertario que fue imitado por los demás pueblos del Continente. A partir de allí, muchos episodios de nuestra historia han acumulado progresivamente una bruma que se ha transformado en tinieblas, que oscurecen la vida nacional actual con nuevas injusticias y tiranías: la pobreza y subdesarrollo, el desgobierno, la corrupción y sumadas a ellas, la desvergüenza y prepotencia de los poderosos de siempre y de nuevos audaces. Es el momento de una nueva y verdadera revolución. Quito deberá inflamar su luz rebelde e iluminar el camino hacia el progreso nacional. Debemos acordar y darnos un nuevo sistema, benéfico para todos. Es cierto que estamos de nuevo en democracia y que tenemos que aceptar las decisiones de las mayorías, pero aparte de que nuestra democracia es por demás imperfecta, falsa democracia la hemos calificado desde hace décadas, las aspiraciones populares de la verdadera gran mayoría de ecuatorianos, son postergadas por la maquinaria politiquera, por la demagogia de los gobiernos, por los atracos de los funcionarios inmorales y por la falta de jueces y magistrados que dejan pasar los delitos contra la fe pública y el bien común. ¿Dónde están los presos por peculados, comisiones, sobreprecios, estafas, contrabando y evasión de impuestos? ¿Dónde los que se llevan el dinero en costales? Dónde los que organizaron la mafia y desvalijaron en masa los bienes nacionales y se atreven a decirnos no hay pruebas. ¿Cuándo van a ser sancionados los que sin ningún rubor han usado y abusado del poder para atender a sus parientes y allegados con puestos o privilegios que afrentan al decoro, o negocian sus tesis políticas o ambiciones que casi son lo mismo, a cambio de prebendas o posiciones de poder, o con maletines para oscuros propósitos? Cuando se averiguan los hechos de subversión y amenaza de guerra civil que desde la época de los picnics se atrevieron a organizar utilizando soldados que algún comandante traidor a la patria aceptó ser cómplice. ¡Cómo, sino mediante el ponerse de pie, se va a poder parar las sarcásticas posturas de quienes se creen con derecho a seguirnos amenazando y otros engañando! Quienes vivimos en esta tierra tenemos la obligación de hacer prevalecer los valores de la nación quiteña rebelde de Atahualpa, de la tradición hidalga de los revolucionarios de las Alcabalas y estancos, del precursor Espejo, de los próceres del 10 de agosto que pasarían a ser mártires al año siguiente en el 2 de agosto de 1810. Debemos estar dispuestos a dar el alto definitivo a la politiquería, al abuso, a la corrupción y a la componenda. Es tiempo de la revolución ética, del cambio definitivo de la sociedad. Hagamos un “mea culpa” colectivo, asumamos con firmeza la tarea de recuperar la confianza o la fe en nosotros mismos, exijamos a los gobernantes y cambiemos nuestro destino. La Asamblea deberá encarnar estas aspiraciones y obrar en consecuencia o debe ser revocado su mandato. No hay alternativa mejor que la de la paz y armonía para alcanzar el desarrollo, pero esa paz y armonía sólo serán posibles si se actúa con un espíritu de justicia y de servicio al interés colectivo. Aprovechemos y apoyemos al Consejo de Participación y Control Social Interino para que se depure la administración pública y se hagan realidad las aspiraciones nacionales. Ya se ha liberado en parte a la justicia, “la señora de la venda en los ojos” deberá por fin liberarse y destapárselos, para saber juzgar y sancionar ejemplarizadoramente, a fin de rescatar la moral y la fe públicas, lo cual no puede ser hecho sin ver bien los hechos y los culpables. Pero hay todavía que limpiar de elementos enquistados y que fueron parte del sistema de corrupción y que permitieron la persecución dolosa del anterior gobierno dictatorial. Faltan de irse los causantes del fraude electoral, todos los ministros que fueron cómplices de la dictadura y los asesores que no dan confianza en la ciudadanía. La acción de los ministros del frente económico es alentadora, hay noticias positivas, son la garantía y plataforma que sostiene y da credibilidad al gobierno, ello obliga a dar un voto de confianza sin que por ello no tengamos que advertir que el exceso de privilegios sin normas que regulen y si contrapartidas a favor de las mayorías no es verdadero logro, por lo que llamamos la atención al gobierno para que arbitre las medidas en común acuerdo de todos los involucrados…

PROPUESTAS Y RESPUESTAS

PROPUESTAS Y RESPUESTAS DE HACE VEINTE AÑOS

29.set.98

Hemos visto con satisfacción la propuesta y apertura del diputado Nebot para sustituir un sistema tributario preñado de injusticia y descomposición, mediante una metodología diferente, simple, universal, y que disminuiría en buena parte la corrupción. Ha motivado para procurar una repuesta realista a un problema acuciante del país.

Celebramos esta circunstancia, que implica un cambio de cultura política y obliga a los dirigentes a tomar una actitud propositiva y competitiva, trocando la ciega oposición que hacía perdedores a todos, por racionales negociaciones para ganar y ganar.

Este paso hacia una concertación es propicio, habla bien del nuevo espíritu que hemos venido reclamando para unificar esfuerzos y salir de la crisis. Los líderes de partidos y movimientos políticos, y de sectores sociales, en lugar de demandas sectarias irracionales, deberían presentar propuestas coherentes y factibles, única manera de construir el proyecto nacional, y de paso adquirir “bonos” que podrán luego ser vendidos con intereses (votos) en las futuras rondas electorales.

Necesitamos una reestructuración a fondo de nuestra Nación. Para este fin propusimos una planeación estratégica, que el Conade ya culminó. Ojalá el actual Régimen la “armonice” con iniciativas que aplaudimos como “Cousín”, Manabí, y las de las cámaras de la producción, universidades, etc.

Reiteramos que se requiere una reingeniería del sistema. El aparato establecido no cumple su finalidad, los servicios y bienes son mediocres, sus costos exceden las capacidades de pago, las finanzas están en banca rota, la sociedad desmotivada, etc.

Enfrentamos amenazas y debilidades de todo orden, disminuyen las oportunidades por la crisis mundial y se desgastan las fortalezas nacionales con cada posposición de decisiones radicales pero necesarias.

Procedamos con espíritu emprendedor y con visión de futuro.

Lo primero es transparentar la situación, plantear soluciones, y comunicarlas eficazmente, para que todos comprendamos y nos dispongamos a afrontarlas, en lugar de presentar oposición.

Luego rescatemos el principio de autoridad, mediante el ejemplo de todas las autoridades de las tres funciones del Estado; y la aplicación serena pero estricta de la ley. Ninguna transgresión o excepción deberá ser tolerada.

En el plano externo, firmemos la paz, previo arbitraje del área no demarcada. Además posicionemonos en los mercados y en los ámbitos de influencia internacional, mediante una actitud abierta y creativa, que gane confianza y apoyo a nuestros procesos de desarrollo integral. Debemos presentar proyectos atractivos para la inversión, que permitan ejecutar la estrategia de “transformar los marginados en mercados”.

En lo interno, es urgente dictar una ley de emergencia que establezca una política de austeridad real, que recorte todo fasto y latisueldo, canonjía y privilegio, equipare salarios y cesantías, e impida liquidaciones millonarias.

Es necesario frenar amnistías, exenciones y preferencias de todo orden, que son fuente de corrupción y enriquecimiento ilícito.

La caridad envilece. Los subsidios deben utilizarse como contra parte para proyectos que generen trabajo redentor en los sectores marginales.

A la propuesta de un Ecuador desarrollado hasta el 2025, respondamos mediante una reingeniería de ideas “locas” innovadoras, pagando impuestos, trabajando decididamente, y exigiendo orden, justicia y liderazgo.

 

 

 

PROBLEMAS DE RAÍZ

OTRA IDEA QUE NO GERMINÓ

28 oct 2003

Así como un árbol se sustenta en las raíces, igualmente el hombre o un pueblo crece, da frutos, se renueva y permanece enhiesto, o cae cuando pierde o se debilita esa sustentación, se corrompe, muere y desaparece de la faz de la tierra. Si al árbol se le priva de agua y nutrientes, crece débil y torcido, sus ramas flácidas y sus frutos escasos, desabridos y atrofiados, que nadie en el mercado interesa comprar. Lo peor ocurre cuando los dueños le cortan las guías y hasta hacen leña de su tronco, entonces por más que intenta renacer y crecer se vuelve demasiado lento el proceso y por las heridas del hacha irresponsable las neo formaciones suelen ser monstruosas. Lo único que queda entonces es sacarle de raíz y sembrar otro en su lugar, cuidarle y no dejar que le toquen los anteriores dueños irresponsables.

Así está el Ecuador. Hay que reemplazar este árbol, escoger nuevas semillas para que de ellas germinen raíces y crezca una nueva planta. Las semillas deben ser certificadas, obtenidas de un pueblo consciente, preparado, con ideales y valores cívicos y morales. Ello requiere un proceso de renovación que entraña un reconocimiento de sí mismo, sus virtudes y defectos, luego limpiar las fallas, pulir las fortalezas, deben los mejores elementos ofrendarse para enterrarse en el trabajo duro y permanente hasta germinar y echar raíces que más tarde sostendrán un nuevo país que dará muchos y buenos frutos. Sólo será posible si los nuevos dueños, labradores de su destino, prodigan atenciones y cuidados hasta que se pueda recoger y vender la cosecha, para vivir con dignidad en lugar de subsistir avergonzados a la sombra de otros.

Un proyecto político que resiembre los valores éticos, injerte una visión concertada de a dónde hemos de dirigir los esfuerzos, guíe los pasos para lograrlo y cada día abone la esperanza y fe en un gran destino con el ejemplo, es indispensable. Necesitamos nuevos y verdaderos líderes comprometidos y creativos. Un verdadero liderazgo está surgiendo en todas partes del planeta. Son grupos de ciudadanos organizados en liderazgos comunitarios de círculos de poder compartido, los que están cambiando las vidas de cientos de miles de desposeídos, mediante el compromiso de soñar, educar, trabajar, vivir y progresar juntos. La esperanza está de vuelta. La lucha contra el sistema es silenciosa pero efectiva. Sin enfrentamientos ni paros ni protestas que sólo buscan hacer notorios a dirigentes ególatras y ambiciosos. Esta surgiendo por doquier, en Asia, África y algunos países de América Latina, la nueva forma de organizar a la población para enfrentar sus problemas y gestionar las soluciones por sí misma. El liderazgo de práctica enseña a reunirse en círculos para conversar abierta y constructivamente sobre sus necesidades y respuestas, estudiándolas y ejecutándolas en un marco de total transparencia, cooperación y  compromiso.

Un grupo cívico pro dignidad ha iniciado el estudio de esta técnica para difundirla en el país.